Rentabilidad de comprar una vivienda y reformarla

El problema de la vivienda es un fenómeno mundial, ningún país o nación está exenta de sufrirlo. Además es un problema porque es una necesidad básica que necesita ser satisfecha de la manera más rápida y adecuada. Existen muchos emprendedores que apuestan su inversión sobre la rentabilidad de comprar una vivienda y reformarla, de esta manera resolver sus propios problemas financieros y, al mismo tiempo, tratar de dar una solución adecuada a quien pueda costearla.

La rentabilidad de comprar una vivienda y reformarla depende, en gran manera, de la ubicación del inmueble, de sus condiciones físicas, de la ciudad y del vecindario. Dice el dicho “quien se casa, casa quiere”; al crecer la familia es cuando se siente la necesidad de una nueva vivienda, por lo tanto, al unirse las parejas siempre habrá necesidad de vivienda. Muchos optan por vivir en casa de sus padres, pero esta situación es soportable cuando la familia es poco numerosa.

El problema adicional es el costo de los terrenos. Las familias aumentan y los espacios urbanos para construir escasean. Muchos emprendedores se dedican a construir edificios de apartamentos o viviendas múltiples, pero esto requiere una inversión muy onerosa y a muy largo plazo; además, cuando el problema es demasiado apremiante y la necesidad se torna insoportable, entonces se transforma en un problema político nacional. Invirtiendo en poco, como en el caso individual de la rentabilidad de comprar una vivienda y reformarla, es más manejable el asunto.

La rentabilidad de comprar una vivienda y reformarla radica en el hecho que la inversión puedes hacerla a la medida de tu presupuesto. Trata de ubicar la vivienda en un sitio “aceptable” y que se encuentre en condiciones medianamente aptas para su recuperación sin demasiada inversión; ¿cómo se encuentran sus servicios básicos?: agua, luz, telefonía, cercanías del transporte público, cercanía de escuelas y centros comerciales; de todo ello depende el precio de venta y su rentabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *